Translate

jueves, 23 de febrero de 2012

LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO

Santo Domingo, República Dominicana. 23/feb/2012


Cuado acepté a Jesús fui ungido con el Espíritu Santo pero no hable, y nunca he hablado en otras lenguas. Esta situación fue algo que me angustió por más de diez años, porque hice todos los sacrificios y Dios no me dio el don de hablar en lenguas angélicas. La palabra dice que el Espíritu es quien habla usando la boca del hombre para interceder y pedir al Padre, de manera que el Espíritu Santo suple suple la inhabilidad del creyente de rogar por las cosas que son imprescindible rogar. Esta es la función principal del don de hablar en lenguas. También se hable en lenguas en ocaciones excepcionales, (lenguas humanas) por ejemplo en chino, sin que la persona que la está hablando, movido por el Espíritu sepa nada de lo que está diciendo, pero algún chino o alguien que lo entiende lo está oyendo, recibiendo un mensaje espcialmente para él, de parte del mismo Dios. Lo anterior es la razón de ser del don de hablar en lenguas. Pero como otras cosas que aprendí mal, había sido enseñado que sin el don de hablar en lenguas no hay bautismo del Espíritu Santo.

Pero había algo que me turbaba y es que aquellos o algunos de aquellos a quienes yo veía hablar en lenguas eran pobres en los frutos del Espíritu Santo. En vez de hablar de la palabra de Dios, vivían en contiendas y chismes todo el tiempo. Cuando lo que Dios ordena es hablar de su ley todo el tiempo y deleitarnos en su ley todo el tiempo. (Deuteronomio 6:7) (Salmos 1:2). Esta situación me confundía mucho porque subconcientemente o concientemente yo esperaba que estos a quienes Dios les había dado tan maravilloso don serían las personas quienes abundarían en los frutos del Espíritu que los hacía hablar en lenguas angélicas. 

Hoy en día no mido el grado de entrega por la cantidad de lenguas angélicas que una persona pueda hablar, sino en la cantidad y calidad de sus frutos en el Espíritu Santo. No me corresponde juzgar a nadie, pero si me corresponde saber si estoy o no estoy acorde con la voluntad de mi Dios. 

"Porque de la abundancia del corazón habla la boca..." Mateo 12:34. __ "Por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado." Mateo 12:37 .
Yo afirmo hoy que estar lleno del Espíritu no es danzar y hablar lenguas en el Espíritu, sino abundar en los frutos del Espíritu. Así como se testifica de Esteban cuando hablaba la palabra de Dios ante los que luego le apedrearon a muerte. (Hechos 6:8-9-10).

Hay una señal inconfundible que indica que se ha recibido el bautismo del Espíritu Santo. Esta señal se llama: RIOS DE AGUA VIVA (San Juan 7:38).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada